En dicho campo se aplica terapias alternativas tales como la reflexología podal, la acupuntura, la homeopatía, o técnicas especificas para el tratamiento complementario de diversas afecciones de los pies.